ALQUITARA

ALQUITARA

jueves, 28 de junio de 2012

ELLIOTT MURPHY & NORMANDY ALL STARS,

Para aquellos que todavía no hayáis oído hablar de Elliott Murphy, aquí un par de apuntes para encuadrarlo: Neoyorquino afincado en Paris, rockero convencido y poeta romántico donde los haya, tiene mas de 30 álbumes publicados a sus espaldas desde 1973. Si, has leído bien. No se habla tanto de sus influencias si no de su lista interminable de admiradores, entre los que se encuentran gurús de la talla de Lou Reed, Tom Petty, Elvis Costelo, R.E.M. o el mismísimo Bruce Springsteen. Y con todos estos datos ¿por qué no es el Nº 1 en las listas de música comerciales en todo el mundo?, porqué precisamente le sobra talento y coherencia para no adaptarse a ese mercado avaricioso y sin sentido que algunos confunden con EL ÉXITO. Todo un Señor.

"La literatura es mi religión" -dijo Murphy - "pero el rock and roll es mi adicción". El rock and roll no me ha fallado nunca. Creo que somos nosotros los que le hemos fallado al sueño del rock and roll, lo que quiera que fuese ese sueño". Después de treinta y tantos años de carrera y treinta discos editados, la historia aún continúa...


ELLIOT MURPHY & NORMANDY ALL STARS
TEATRO CERVANTES
SÁBADO 7 DE JULIO
22 HORAS
ENTRADAS- 15 (ANTICIPADA)/ 18 (TAQUILLA)
















ELLIOTT MURPHY VUELVE A BÉJAR

ELLIOTT MURPHY & NORMANDY ALL STARS
FEATURING OLIVIER DURAND
TEATRO CERVANTES
SÁBADO 7 DE JULIO
22 HORAS
ENTRADAS- 15 (ANTICIPADA)/ 18 (TAQUILLA)





Cada álbum marca el inicio de la interpretación y el fin de la creatividad, es un ciclo de vida y muerte artística. Antes pensaba que cada disco era como una novela; ahora los veo como un capítulo de un libro muy largo en el que cada canción no es más que una frase o una escena memorable". Lo dice Elliott Murphy (Long Island, Nueva York, 1949), miembro de una casta ya casi extinta de artistas materializados en músicos y compositores de rock. Habla como un escritor y sus canciones comparten inspiración y raíces con las de Lou Reed o Bruce Springsteen. La vida de Murphy bien podría ser una novela. Su madre fue actriz y su padre, un afamado empresario, fundador en los cincuenta del Sky Club, restaurante y club privado frecuentado por personajes influyentes de la época, donde también se celebraban veladas de baile amenizadas por bandas de rock. Siendo adolescente, Murphy montó su propio grupo; después viajó por Europa y, sin ser actor ni pretenderlo, acabó apareciendo en Roma, de Fellini. En 1973 debutó con Aquashow (bautizado como un famoso espectáculo acuático creado por su padre) y la crítica lo adoró. Aquel fue el primer capítulo de un libro que todavía sigue escribiendo.



Su nuevo disco, Elliott Murphy, hace el número treinta en su discografía. Ya desde la portada (su nombre en letras art déco, como en la cubierta de otro de sus títulos imprescindibles, Lost Generation, publicado en 1975) anuncia que Murphy se encuentra inmerso en su propia esencia. "Lo ha producido mi hijo Gaspard", sigue explicando desde Nueva York, "que siempre intenta hacerme volver a mis primeros trabajos. Él quería que este fuera un trabajo muy integrado en mi discografía, que no se apartara de ella. Insistió en que tocara mi Stratocaster de 1961, la misma que usé en mis primeros discos. Teniendo en cuenta que nació en 1990 y mi primer álbum es de 1973, imagino que desea comprenderme mejor. Eligió ese diseño porque para él los años setenta, la década a la que pertenece Lost Generation, es una era dorada para la música". A pesar de la repercusión artística que tuvieron aquellos álbumes, y aunque estos coincidieron en el tiempo y en ciertas coordenadas estilísticas con los de Springsteen (rendido admirador suyo, le invita a salir a escena con él cuando actúa en París), Murphy nunca vendió mucho. Después de pasar por varias multinacionales, eligió el camino de la independencia; y a continuación, tras asumir que no sería profeta en su tierra, se instaló en París en 1990, la ciudad que tanto atrae a ciertos iconos del rock. Allí reside desde entonces, más como un feliz refugiado que como un melancólico proscrito. "Esté donde esté me siento como un alienígena con una profunda sensación de soledad existencial. Tengo el alma de un expatriado porque me siento más en casa cuando menos estoy en casa. Las habitaciones de hotel me dan seguridad, los constantes viajes me proporcionan raíces y el ajetreo es una forma de energía".


En los últimos capítulos del libro vital de Murphy hay acercamientos al blues, discos eléctricos y discos acústicos; todos hechos con el guitarrista Olivier Durand, su fiel colaborador desde hace años, y con The Normandy All Stars, su banda habitual. Todos ellos tocan en Elliott Murphy, la obra que le devuelve a sus comienzos. "¡Quizá he necesitado 30 años para ser yo mismo! Este álbum muestra las dos vertientes de mi música, la serenidad de baladas y la exuberancia y energía del rock", explica un autor que, en el prólogo de la edición española de su antología de canciones y textos (The Unfinished Complete Lyrics of Elliott Murphy, traducido por Alberto Manzano), afirma: "Mis canciones saben más de mí que yo mismo". "Espero que las nuevas reflejen esperanza, humildad y sabiduría a partes iguales. Las letras de mi juventud eran de esperanza, ahora lo son de experiencia. Cuando Miguel Ángel esculpía su David, estaba deshaciéndose de todo el mármol que no era David. En mi caso, y sin ánimo de querer ponerme a esa altura, eso es lo que intento hacer también".
Murphy considera que el rock and roll y la poesía son de la misma familia; ha escrito novelas e incluso aparece en una de Bolaño, Los detectives salvajes. "No sé cómo acabó mencionándome. También nombra a mi amigo el poeta Michel Balteau. Estoy seguro de que coincidimos con él en algún momento. Amo su escritura, Bolaño es el Kerouac de Sudamérica". Podría escribir sus memorias, pero de momento no planea hacerlo. Y al volver al tema de la gran novela que saldría de su vida, contesta: "Si tuviese que comparar mi vida con una novela que ya esté escrita, elegiría Huckleberry Finn, de Mark Twain. Como Finn, todavía sigo flotando en ese río intentando averiguar cosas".

Fuente.....EL PAÍS

lunes, 25 de junio de 2012

THE BLIND LEMONS EN LA ALQUITARA

XIII BLUES BÉJAR FESTIVAL
CAFÉ-BLUES LA ALQUITARA

MIERCOLES 11-JUEVES 12 DE JULIO
12 NOCHE-ENTRADA LIBRE

THE BLIND LEMONS


Ya el nombre de esta potente banda de blues es toda una declaración de principios: Cuando tocan blues van directamente a las raíces de esta música intemporal. Blind Lemon Jefferson fue un guitarrista y cantante ciego que tuvo gran éxito durante la segunda mitad de los años 20 del siglo pasado e influyó tanto en guitarristas legendarios como Leadbelly, Robert Johnson y John Lee Hooker, pasando por otro tejano (Lightnin’Hopkins) y, a pesar de ser un exponente del blues rural, llegando a músicos decididamente eléctricos tan grandes como T-Bone Walker y B.B. King...




Como tantos otros afroamericanos en general y músicos en particular emigró a Chicago gozando de una popularidad insólita hasta entonces para músicos de blues rural, entre 1926 y 1929, fecha de su temprano fallecimiento. Y es en Chicago ¡cómo no! donde se encuentran algunas de las influencias que enmarcan el blues de nuestro grupo invitado, The Blind Lemons. Quizá por eso el título de su disco Southside Gumbo alude en su primera palabra al barrio sur de Chicago donde se fraguó el primer gran blues eléctrico de Muddy Waters y Willie Dixon, promovido por la discográfica de los judíos polacos hermanos Chess. La segunda palabra del título del disco “Gumbo” alude a una sopa que se hace en los estados norteamericanos del Golfo de Mexico, y, para lo que nos atañe, particularmente en Nueva Orleans, cuna del jazz, cuyo origen se ha comparado a dicha fusión gastronómica. El “Gumbo” es una mezcla picante de comida del oeste africano, combinada con influencias españolas y francesas, algo así como la “sopa” primordial de elementos y compuestos sencillos que con la ayuda energética de unos cuantos chispazos eléctricos suponen los científicos que dio lugar a moléculas más complejas que constituyeron el origen de la vida.

En resumen, Chicago y Nueva Orleans son las dos principales influencias que marcan la trayectoria musical de The Blind Lemons, banda de blues compacta y sin fisuras formada por músicos jóvenes pero ampliamente curtidos en el circuito de blues nacional, que han compartido cartel con figuras como Buddy Guy, Rod Piazza o James Harman.

En su disco Southside Gumbo aparte de clásicos del blues hay temas propios, un par de ellos compuestos por el pianista Miguel Ángel Johannes Martínez, donde se aprecia esa mezcla norte-sur, pero también los aires del rock clásico de Fats Domino o del rhythm&blues criollo pasado por Professor Longhair, ambos en la órbita de Nueva Orleans, o de la mezcla de rock y blues que inmortalizaron el rock sureño de Allman Borthers Band, en las manos de su teclista Gregg Allman, o Leon Russell. Es un placer escuchar a un excelente teclista de blues, poco habitual entre el predominio de las guitarras.

Otros dos temas han sido compuestos por el armonicista y cantante David García, uno de los más notables exponentes de la armónica diatónica en España, no sólo en su faceta de instrumentista, sino también como docente y experto en la construcción, reparación y personalización del instrumento. Influido por grandes armonicistas del blues como Little Walter o Walter Horton, entre otros muchos, participa en diversas formaciones y eventos donde el blues se vive con tanta intensidad como sentido del humor.

















Volvemos a tener un nuevo trabajo del resolutivo David García en la formación The Blind Lemons, banda heredera de la Alias Blues Band, que como siempre siguen manteniendo su pasión por el blues y las actuaciones en directo.

En esta nueva etapa retornan a los básicos, ese blues de Chicago eléctrico, si bien es cierto que están involucrados en diversos proyectos musicales apreciamos la vieja escuela del blues eléctrico junto al también sonido tumultuoso de New Orleans.

En estas canciones como viene siendo habitual entre quienes asistimos como su publico, nos mantienen cautivos bajo el puro sonido blusero, olor a humo y cervezas, junto y como no, la armónica que aporta todo ese empaque necesario para recrear esta situación. Es David García quien mantiene esa aportación, no solo trasmitida en esta grabación, tantas son sus colaboraciones y tan fácil verlo en directo en varias formaciones como su facilidad para disfrutarlo tanto en la sutileza de un acústico como ante lo poderoso de un solo amplificado, no es en vano responsable de nuestra asistencia a tantos y tantos conciertos y festivales, invitados estáis a escucharlos en directo como en esta grabación.

-   David García Voz y armónica
—Goyo Web Guitarra
— M. Á. "Johannes" Martínez Piano
—Marino Orejana Bajo
—Alfonso Gómez Batería

miércoles, 13 de junio de 2012

EDDIE C. CAMPBELL& GATOS BIZCOS,TEATRO CERVANTES

Acompañado por su inseparable guitarra jazzmaster roja y con una sólida banda de músicos españoles (Quique Gómez, Héctor Rojo, Pablo «Sanpa» y Pete Benito), el legendario bluesman de Chicago Eddie C. Campbell estará presente en el IX Curso Intensivo de Blues los próximos 22-23-24 de junio...y ofrecerán un concierto en el Teatro Cervantes.

XIII BLUES BÉJAR FESTIVAL
 IX CURSO INTENSIVO DE BLUES
 TEATRO CERVANTES
 VIERNES 22 DE JUNIO
 21:00 HORAS
ANTICIPADA 8 EUROS
 ENTRADAS 10 EUROS(TAQUILLA)
 EDDIE C. CAMPBELL & GATOS BIZCOS








  Eddie C. Campbell es de las pocas leyendas vivas del sonido clásico del blues eléctrico de Chicago, un superviviente que, pasados los 70 años, sigue dándole al repertorio clásico (de Jimmy Reed a Otis Rush) y publicando discos, como su último «Tear This World Up». Nacido en Mississippi en 1939, Eddie C. Campbell hizo con su familia el viaje al Norte que en esa época acompañó al blues tradicional y le dio electricidad y nuevos bríos en Chicago. Allí instalado, un jovencísimo Campbell logró subirse por primera vez a un escenario con el mismísimo Muddy Waters, y en los cincuenta ya era un habitual de los circuitos, al lado de Luther Allison, Otis Rush o su vecino y amigo Magic Sam. Con fama de extravagante y mujeriego, Campbell siguió al lado de los grandes del género y logró que el capo Willie Dixon le incluyera en las bandas de leyendas del blues de Chicago que recorrieron Europa en los años setenta. Aquí, entre Alemania y Holanda, se quedó a vivir unos años. Ahora, regresado a Chicago, Campbell sigue recorriendo mundo y atacando su guitarra con blues vieja escuela y un poco de funky clásico. Después de tocar a lo largo de todo la geografía del país con diferentes bandas, estos músicos se han juntado para dar vida a Los Gatos Bizcos.Su música tiene como raíz el swing y el Rythm & Blues de los años 40´s y 50´s pero esto es sólo un punto de partida para poder abordar desde ahí su repertorio. Su poderosísimo directo y el apoyo del público les ha decidido a grabar su primer disco, que se ha editado este año....Aún así la banda no ha hecho más que empezar a rodar, y tiene un futuro más que prometedor……… una cosa está clara, si Los Gatos Bizcos pasan por tu ciudad no te los pierdas o te arrepentirás. Los Gatos Bizcos acompañaran a Eddie C. Campbell, la leyenda del West Side Chicago Blues que a sus 70 años ha sido la cabeza de cartel del Chicago Blues Festival. Sus miembros han acompañado a gente de la talla de Buddy Miles, Bob Stroger, Bob Sands, Peaches Staten… además de tener fuertes lazos con bandas como Blue Perro, Juan Bourbon, Juan Scotch & Juan Beer o The Fritos.

 

 “Creatividad, originalidad, humor y dinamismo son algunas de las cualidades de Eddie Campbell”

 "Como Howlin' Wolf o John Lee Hooker, Campbell comprende y transmite exactamente el poder y el significado de tocar un blues sobre un riff hipnótico"

 "El blues de Eddie C. Campbell se remonta profundamente a las raíces del gospel, el delta blues y el R&B de los 50"

  y después del concierto en La Alquitara Jam Session del IX Curso Intensivo de Blues con Eddie,Quique,Hector,Pablo,Miguel,Troy y todos los alumnos del Curso !!!!!!!

domingo, 3 de junio de 2012

THE SPIKEDRIVERS EN LA ALQUITARA !!!!!!

BLUES BÉJAR 2012
 THE SPIKEDRIVERS
 VIERNES 15 DE JUNIO
 12 NOCHE 
 ENTRADAS
8 EUROS (ANT.) / 10 (TAQUILLA )


Inspirándose en sus raíces americanas y la rica herencia musical del país, las composiciones de Spikedrivers, sus armonías vocales e instrumentación única hacen de su sonido algo fresco y emocionante y son una de las bandas más innovadoras y originales de la actualidad. La atmósfera creada por la banda te traslada desde los cruces de carretera y la pereza de los porches de las casas del sur a enormes espacios abiertos erosionados por el viento y vías de tren desapareciendo en la distancia…

Ben Tyzack - Guitarra, voz y armónica

Nacido en Londres pero criado en Charleston, Carolina de Sur. La pasión de Ben por el blues le invadió mientras crecía en el profundo sur. Cuando escuchó a Big Bill Broonzy, Blind Lemon Jefferson y Doc Watson en la colección de discos de su padre tomó la decisión de tocar la guitarra. Su forma de tocar es una mezcla del delta blues más crudo y los paisajes musicales de Jimmy Page. Esto, acompañado de su voz rica en matices y su imponente presencia en el escenario hacen de él un artista único. Después de muchos años tocando en bandas, perfeccionando sus punteos y su slide, Ben decidió crear un grupo basado en su amor por el blues primitivo. Formó los Spikedrivers en 1992 y han grabado siete álbumes pero continúa desarrollando el sonido de la banda y su forma de componer. Ben también ha tocado con Lee Sankey, Ian Siegal y recientemente con la Royal Shakespeare Company.

Constance Redgrave - Bajo, voz y percusión


Nacida en Hollywood, California, y con raices nativas, Constance transfirió de modo natural los ritmos tribales que lleva en sus genesa las sólidas líneas de bajo que le caracterizan, además es una gran vocalista y percusionista, estudió música en el Music Institute of Technology in Los Angeles. Su obvio talento le permitió entrar en 'Christian Death' que estaban a punto de emprender una gira Europea. Residente ahora en Londres, ha tocado con Otis Grand, Steve Cropper, Anson Funderburgh, Hank Wangford, Chris Jagger, Pierre La Rue, Wes McGhee, Companions of the Rosy Hours, Boo Hewerdine y The Colin John Band
.
Maurice McElroy – Batería, voz y percusión 



Un "veterano batería de blues" según la revista Blueprint, Maurice procede de Belfast, Irlanda del Norte y llegó a Londres durante el boom del blues y el soul de los 60. Su pasión por el flamenco y los instrumentos africanos le dan un estilo peculiar. Apodado 'The Groove Meister', ha tocado con Otis Grand, Larry Garner, Philip Walker, Robert Ward, Guitar Shorty, Wes McGhee, Kimmie Rhodes, Lee Sankey, The Colin John Band, y la Earl Green Band.

 www.spikedrivers.co.uk